Cámara de Comercio Ibero-Rusa
Idioma: es en pt ru

A propósito de las elecciones presidenciales rusas 2012

Publicado el 4 de marzo de 2012

 
 

Opinión por Rafael del Castillo Ionov

Vicepresidente de la Cámara de Comercio Ibero-Rusa. Asesor Jurídico de RusHydro International. Profesor de Derecho Mercantil y Coordinador de la Cátedra de Derecho de los Mercados Financieros de la Universidad CEU San Pablo


 
A propósito de las elecciones presidenciales rusas 2012

Hoy domingo día 4 de marzo de 2012 se celebran elecciones presidenciales en Rusia a las que concurren el ex presidente (2000-2008) y primer ministro (2008-2012) Vladimir Putin, el líder comunista Gennady Ziugánov, el liberaldemócrata Vladimir Zhirinovski, el cantidato Serguéi Mironov y el oligarca Mikhail Prójorov.

Vladimir Putin parte como claro favorito y no se espera ninguna sorpresa a su elección como presidente. No obstante, vuelve a planear la sombra de las protestas tras las elecciones parlamentarias de diciembre y la preocupación por lo que podría ocurrir el día después de las presidenciales.

A pesar de haber sido objeto de numerosas críticas no debemos de olvidar que Putin es un hombre de estado, con una amplia experiencia y una más que demostrada eficacia como gestor.

A pesar de haber sido objeto de numerosas críticas no debemos de olvidar que Putin es un hombre de estado, con una amplia experiencia y una más que demostrada eficacia como gestor.

Aparentemente pocos parecen recordar los primeros años de la Rusia postsoviética. Cuando Putin asumió la presidencia en el año 2000 se encontró un país sumido en el caos económico y social causado por la crisis de 1998 originada como consecuencia de la violenta irrupción del capitalismo que arrancó con la desordenada y descontrolada privatización de los 90. Los profesores, médicos y militares llevaban meses sin cobrar, el paro iba en aumento, la inflación presionaba al rublo y Rusia había perdido tanto su prestigio como su privilegiada posición en el mundo.

Tras su paso por el Kremlin dejó un país que vuelve a ocupar la posición que le corresponde por méritos propios en la escena internacional, generó un clima de confianza para las inversiones extranjeras, combatió contra el terrorismo internacional y comenzó un profundo y necesario programa de reformas.

Pero el mayor logro de Vladimir Vladimirovich es que ha conseguido ofrecer estabilidad política y económica al país. Su vuelta a la presidencia garantiza que esta estabilidad siga consolidando un clima favorable a las inversiones extranjeras, al desarrollo nacional y la solidez de la economía.

Pero el mayor logro de Vladimir Vladimirovich es que ha conseguido ofrecer estabilidad política y económica al país.

El presidente ruso que salga elegido hoy tendrá un mandato que durará 6 años (2012-2018). Estos próximos 6 años serán vitales y no sólo para Rusia. La crisis económica mundial y la reconfiguración geopolítica que amenaza el orden unipolar estadounidense requieren nuevas respuestas para nuevos tiempos. Rusia tiene además múltiples retos que afrontar: ampliar su labor en investigación y desarrollo, fomentar la salida de sus gigantes empresariales al exterior, modernizar su industria, atraer tecnología punta y, sobre todo, procurar modificar el modelo económico excesivamente dependiente de las materias primas.

© 2019 Cámara de Comercio Ibero-Rusa • Condiciones de uso